Al final del camino encontre la luz, donde tu mano extendida buscaba la mia, la luz se hizo en tus ojos, brillantes me miraron y del infierno me rescataron.
Sentí que la vida me favorecia , cuando tus manos y las mias se entrelazarón, nos unimos en uno y con un beso sellamos nuestro destino.
No hay un adios, solo una distancia que nos separa El Olvido solo es el comienzo de algo nuevo Ante cualquier situación, el reloj nunca para. todo pasa

domingo


A sus 83 años, Paul Newman ve cómo su vida se acerca al final, después de que un cáncer de pulmón le ganara la batalla. Y para cuando llegue ese momento, en unas semanas, según los médicos, el actor quiere que todo sea en la intimidad de su hogar y no en la fría habitación de un hospital. Así, hace unos días salió acompañado de su mujer y sus hijas del Weill Cornell Medical Centre en Nueva York, en donde permanecía ingresado, visiblemente delgado, frágil y en silla de ruedas.
“Paul no quería morir en el hospital y su mujer Joanne y sus hijas están a su lado”, señaló una fuente al periódico británico Daily Mail.
Según esta misma fuente, Newman creyó que éste era el mejor momento de regresar a su hogar, después de haber organizado todos sus asuntos antes de morir.
Reportes de la prensa estadunidense, aseguran que fue fumador consuetudinario y esa afición muchas veces la explotó en la pantalla grande, pero le fue diagnosticado, en junio pasado, cáncer pulmonar terminal, aunque su representante negó esas versiones.
Se ha hablado mucho sobre cuáles serían las últimas voluntades del galardonado actor, ya que se dijo que hubo tensión entre sus hijas en torno a la herencia de su gran fortuna. Además, se hizo público que Newman donó su Ferrari de competición con el número 82 a un viejo amigo, algo que no sentó bien a su familia. Sin embargo, el conquistador de los años 60 estuvo en todo momento arropado por su mujer y sus hijas en su dura decisión de volver a casa en estos momentos y parece que su relación es cordial, a pesar de los rumores.

Una leyenda indomable. Newman se casó por segunda vez con su actual esposa antes de convertirse en una estrella, en 1958, con la que tuvo tres hijas (tiene otras dos de su primer matrimonio).
Su consagración definitiva como estrella de Hollywood se da en 1966 con su participación en una superproducción de cine negro que hace historia: Harper, detective privado, de Jack Smight, la cual provoca una renovación en un género que ya estaba en decadencia, pero con este filme se actualiza y se reinventa, y es así como se inicia un subgénero en el que también participa Frank Sinatra.
A partir de entonces Newman comenzó su andadura en la industria hollywoodense, tras su gran éxito con la película La gata sobre el tejado de zinc, una trayectoria que culminaría en 1985 tras ganar el Oscar Honorífico, a pesar de que continuaría con su carrera unos cuantos años más.

Fué Nueve veces nominado al oscar

Paul Newman ha sido nueve veces nominado al Oscar de la Academia como actor.

Su debut como director fue con el corto On the harmfulness of tobacco en 1961.

Se le concedió el premio especial de la Academia, Premio Humanitario Jean Hersholt, en 1994.

También fue nominado en 2003 al Emmy por su interpretación en Our town.

En 2005 ganó el Premio Emmy al mejor actor de reparto por su papel en la lujosa miniserie Empire falls.

En 2006 ganó el Globo de Oro como mejor actor de reparto por la misma actuación.

El histrión impulsó en memoria de su hijo la Fundación Scott Newman, destinada a auxiliar y proteger a personas víctimas de la droga.

Fundó la compañía de alimentos Newman’s Own, que ofrece aderezo para ensaladas y salsa para espagueti y cuyos ingresos, que se estima han superado los 220 millones de dólares desde su creación, son canalizados a acciones de caridad.

También forma parte de la junta directiva para The hole in the wall gang camp, organización que crea campos de asistencia para niños con enfermedades terminales.

Su afición fue el automovilismo. En los años 70 se convirtió en un piloto destacado.

http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=377793

1 si quieres... Opina aqui.:

Fernando Sarría dijo...

me quedaré con el olvido...porque seguro que lleva todavía el vaho de alguna respiración...como un pie descalzo deja su huella en la arena húmeda...